Bodegas Marqués de Murrieta

Bodegas Marqués de Murrieta es hablar de algo excepcional. Es hablar de una bodega riojana y la ocasión lo merece, pues uno de sus vinos, concretamente el “Castillo Ygay Gran Reserva 2010”, ha sido reconocido recientemente por la prestigiosa revista Wine spectator como el mejor vino del mundo del año 2020.

Pero vamos a comenzar por el principio. Para la gran mayoría ésta no es una bodega desconocida. Se considera la bodega más antigua de La Rioja remontándose su origen al año 1852, cuando Don Luciano Murrieta, nacido en Arequipa (Perú) en el año 1822, a la postre Marqués de Murrieta, tuvo la idea de poner en práctica las ideas vitivinícolas que había aprendido previamente en Burdeos. Y lo hizo en Logroño, ciudad en la que se estableció, tras volver de Londres, donde estuvo acompañando a su exiliado mentor, el General Espartero.

En 1848 tras su regreso a España, se decidió a elaborar vino. Puso en práctica los conocimientos que había adquirido durante su estancia en Burdeos. Y empezó en los viñedos que puso a su disposición la mujer de Espartero, una rica heredera, pero poco interesada en el mundo vitivinícola.

1852, primera cosecha con prestigio de Marqués de Murrieta

Murrieta elabora el primer Vino de Guarda

Este vino es considerado el primer Rioja que se elabora con intención de ser un vino de guarda y con posibilidad de exportar, ya que hasta entonces los vinos estaban destinados a un consumo casi inmediato y en las cercanías de donde se elaboraban. Así pues, el vino Marqués de Murrieta del año 1852 es el primer vino Rioja que se exportó al mundo, especialmente a México y Cuba.

Primeras exportaciones internacionales de Murrieta

El hecho de que Luciano Murrieta hubiera nacido en Perú y tuviese un pasado militar, ayudó en esta tarea, pues había recorrido mundo y tenía numerosos contactos, sobre todo en diferentes países latinoamericanos, así como también en las Islas Británicas.

El propio Luciano contó en sus memorias que partieron hacia Cuba y México 100 barricas de 72 litros cada una. Las primeras llegaron a La Habana sin contratiempos, pero antes de arribar el puerto de Veracruz, ya casi en México un temporal arrojó al barco contra la costa, perdiéndose su cargamento. Pese a este grave contratiempo, Luciano Murrieta no desistió y en años siguientes volvió a intentarlo. El vino llegó a sus destinos latinoamericanos sin problemas.

Marqués de Murrieta por los vinos

El 20 de octubre de 1872 el rey Amadeo I de Saboya, rey de España, creó y otorgó, el Marquesado de Murrieta, a D. Luciano Murrieta en reconocimiento a su labor de elaboración de vinos de gran calidad, y a su exportación, llevando los nombres de España y La Rioja por todo el mundo.

Castillo Ygay de Murrieta

Posteriormente en 1887, adquirió unos terrenos en la Finca Ygay, en los alrededores de Logroño, donde mandó construir un castillo que denominó Castillo Ygay, de clara influencia de los Chateaux franceses.

En un principio comenzó a comercializar sus vinos bajo la etiqueta Chateau Ygay, pero la ley francesa de 1910 que prohibía la denominación Chateau, para aquellos vinos que no fuesen elaborados dentro de sus fronteras, obligó a cambiar el nombre por el de Castillo Ygay, nombre que perdura hasta nuestros días.

Suscríbete a mejoresvinosdelmundo y recibe toda la información

Y desde entonces hasta hoy nunca se han dejado de elaborar vinos de calidad. Donde el respeto a la tradición, la apuesta por las uvas de mayor calidad y el aprovechamiento de la larga experiencia adquirida en estos más de 150 años de historia han dado lugar a una bodega mundialmente admirada.

De un marqués a un Conde

Murrieta ligó el resto de su vida a la bodega, los viñedos anexos y en definitiva al mundo del vino. Falleció sin descendencia, pero fueron su sobrino Juan de Olivares y sus descendientes quienes continuaron con la tradición familiar en los siguientes años.

Hasta que se produce un hecho relevante en el año 1983, Y es que en ese año Vicente Cebrián-Sagarriga, empresario gallego y X Conde de Creixel, con experiencia bodeguera en Galicia, donde elabora vinos albariños, en la bodega Pazo Barrantes, adquirió la bodega con el objetivo de renovarla e impulsarla. Respetó, no obstante, los principios puestos en práctica en la bodega desde sus orígenes. Es decir, el respeto al producto original y la elaboración de vinos con los más altos estándares de exigencia y calidad.

Bodegas Marqués de Murrieta en la actualidad

Hoy en día es su hijo Vicente quien lleva las riendas de la bodega, y lo hubo de hacer forzosamente tras el repentino fallecimiento de su padre en 1996. Pese a que lo hubo de hacer a la temprana edad de 25 años, el hijo también llamado Vicente y actual Conde de Creixel decidió seguir apostando por los mismos criterios, pero acometiendo una completa renovación de la bodega.

En un inicio, para acometer esta renovación apostó por un equipo joven, al igual que él sin experiencia, pero lleno de ilusión, conocimientos y energía, motores que mueven el mundo.

Best Of International de Bodegas Marqués de Murrieta

Renovación del Castillo de Ygay

Posteriormente se procedió a una completa renovación y rehabilitación del edificio Castillo de Ygay, un edificio de más de 4000 m², así como de sus instalaciones, con un coste final de unos 14 millones de euros.

Esta renovación ha convertido la bodega en un referente mundial y en el año 2015 el gremio de bodegueros le otorgó el premio Best Of International, a la Mejor Bodega del mundo.

Derribo del Castillo y reconstrucción meticulosa

En esta completa renovación se derribó el edificio original y se reconstruyó de nuevo piedra a piedra, en un laborioso y meticuloso trabajo, llevado a cabo por el equipo de José Álvarez, maestro cantero gallego de dilatada experiencia.

Este renovado edificio dispone entre sus 4000 m² de un museo en el que se  muestra la historia y trayectoria de la bodega, así como maquinaria y elementos originales, una sala de catas, una sala de barricas y otra sala con las etiquetas que a lo largo de la historia han portado sus vinos. Un comedor y servicio de cocina para eventos privados. Y como más relevante la sala donde reposa la colección de 70.000 botellas, la mayoría de ellas históricas, incluyendo botellas de todas las cosechas, desde 1852 siendo la mayor colección de este tipo en Europa.

Los mejores vinos de Bodegas Marqués de Murrieta

Asimismo, el edificio está rodeado de zonas ajardinadas y más de 300 hectáreas de viñedo, que son de donde proceden exclusivamente sus vinos, y ello le otorga esas peculiaridades y características tan valoradas por los amantes del vino.

Marqués de Murrieta elabora únicamente vinos reserva o grandes reservas, y únicamente con las uvas procedentes de las 300 has que disponen en los alrededores del Castillo Ygay.

La denominación origen rioja estipula que para considerar un vino gran reserva han de transcurrir un mínimo de 5 años, dos en barrica y tres en botella, sin embargo, en esta bodega el proceso se dilata hasta los 7-8 años y en ocasiones durante décadas como sucedió con el vino blanco Gran reserva de 1986 que se presentó en el año 2015 en Nueva York, siendo considerado por algunos expertos el mejor vino blanco del mundo.

Pago La Plana para Castillo de Ygay

Y así llegamos al Catillo Ygay Gran Reserva 2010 que tras 24 meses en barricas de roble americano y 5 años más afinándose en botella ha sido catalogado como el mejor vino del mundo 2020, sucediendo al Château Léoville Barton 2016, que fue el mejor valorado del mundo en el año 2019.

Castillo de Ygay Gran Reserva Especial 2010 de Bodegas Marqués de Murrieta ha sido catalogado como mejor vino del mundo por la prestigiosa revista del Vino Wine Spectator. Año tras año este sorprendente vino se situa a la cabeza de los mejores vinos del mundo.
Castillo de Ygay Gran Reserva Especial 2010 ha sido catalogado como mejor vino del mundo entre los 11.000 vinos catados. Pero cada año Marqués de Murrieta es capaz de situar sus vinos entre los mejores vinos del mundo. Fuente.

Para elaborar este excelente vino elaborado en un 85% con tempranillo y un 15% mazuelo, se utilizan uvas que proceden de una parcela de 40 has denominada “Pago la Plana”, ubicadas dentro de la Finca Ygay y a una altitud media de 485 metros. Las vides de esta finca se plantaron en el año 1950 y se consideran las que ofrecen las mejores uvas de toda la finca.

En palabras de los críticos que han elegido este vino como el mejor del mundo, entre los más de 11.000 vinos catados, este vino aúna carácter, compromiso, historia, equilibrio y calidad por lo que no han dudado en concederle tan magna distinción. De igual modo se valora la trayectoria, el esfuerzo y la perseverancia de la bodega en pos de dotar a sus vinos, de una trayectoria intachable poniendo toda la pasión y sentimiento para mejorar y superarse día a día.

Marqués de Murrieta internacional

Hoy en día Marqués de Murrieta elabora mas de 1,5 millones de botellas y exporta a 92 países, siendo la bodega española que a más países exporta y la calidad de sus vinos le han granjeado ser el vino escogido para las celebraciones de algunos eventos deportivos de repercusión mundial como son partidos de la Champions league de fútbol, el Open de Tenis de Madrid o los grandes premios de fórmula uno de Montmeló y México.

Bodegas Marqués de Murrieta entre las mejores del mundo

Así pues ya lo saben, si desean darse un homenaje y disfrutar del mejor vino del mundo, disfruten si aún quedan existencias de este Castillo Ygay Gran Reserva 2010. La demanda tras el premio se ha disparado, y su precio ronda los 100 euros. Si lo que prefieren es una experiencia enológica de primer nivel no duden en visitar las renovadas e inmejorables instalaciones de la bodega en los alrededores de Logroño, que lleva años según Wine Spectator estando entre las mejores bodegas del mundo.

Disfruten de este mejor vino del mundo con moderación y responsabilidad, o de cualquier vino que les haga felices, y solo si eres mayor de edad para su consumo según la legislación de tu país.

MVM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *