Tipos y tamaños de Botellas de Vino

Tipos y tamaños de Botellas de Vino los hay y muy variados. Basta con darnos una vuelta por alguna bodega o centro de distribución. Pero, el diseño es exclusivo del productor o responde a cánones preestablecidos. Aparentemente sin importancia, tiene una interesante explicación que se remonta siglos atrás. Porque la botella de vino más habitual que puedes tener en tus manos ahora mismo fue diseñada por un pirata del S.XVII. Sí, sí. Has leído bien. Sigue leyendo y verás por qué.

En diferentes artículos, hemos hablado de aspectos referentes al vino. Hemos reseñado la importancia del corcho para su conservación, de las etiquetas, por la información que nos muestran. Pero no hemos hablado de un elemento al que apenas se le da importancia, y que en ocasiones parece irrelevante. Pero como todo, tiene su importancia y su evolución a lo largo de la historia. Nos referimos a LA BOTELLA DE VIDRIO.

Como todos sabemos, el vino ha estado presente en todas las civilizaciones. Su consumo también está ligado a todas fiestas y celebraciones, tanto paganas como religiosas. Y su difusión no ha parado de crecer desde sus inicios. Esto lleva aparejado el hecho de que cada vez eran necesarios mayores recipientes donde almacenarlo.

En la época de los romanos o griegos, las ánforas o vasijas de barro eran el método por excelencia de conservación. A través de jarras y vasos o copas, igualmente de barro, el vino se distribuía y consumía.

Recipientes para el transporte y conservación del vino

Recipientes de Barro y “pellejos”

Para el transporte, no siempre han existido Tipos y tamaños de Botellas de Vino. Así que como las barricas o vasijas de barro eran muy pesadas, se utilizaban pieles curtidas de animales  o “pellejos”, cosidas entre si. De esta manera se transportaba entre ciudades, y de aquella época aún perdura en varios lugares, pero sobre todo en España, la costumbre de beber vino en “bota”, recipiente que hoy día se confecciona preferentemente con piel de cabra, recubierta interiormente con materiales naturales como la PEZ. Se consigue así un sellado perfecto. Los avances en materiales sintéticos van sustituyendo a la piel natural y la Pez, pero ello conlleva un cambio en los aromas y sabores. Los de antaño muy apreciados por algunos.

La inmensa mayoría seguía utilizando las ánforas, o envases de barro, pues el vidrio se consideraba un artículo de lujo.

Recipientes de vidrio y cristal

El vidrio curiosamente ya existía en esa época. Los primeros vestigios de la existencia del vidrio nos llevan al año 3000 A. de C. en la actual Siria, donde ya se conocían rudimentarias técnicas para su elaboración.

Posteriormente Fenicios y Egipcios fueron los mayores fabricantes. Posteriormente y tras la conquista de Egipto por parte del Imperio Romano, los mejores vidrieros fueron trasladados a Roma, ya que su arte era muy valorado por las élites del imperio.

En cualquier caso, los recipientes elaborados en aquellos tiempos no respondían a patrones preestablecidos, sino que obedecían más a las capacidades individuales de cada vidriero y a los caprichos de quienes podían permitírselo y encargaban los recipientes.

Es por ello, que los escasos envases que han llegado hasta nuestros días muestran formas y tamaños irregulares, si bien cumplían su cometido de servir de recipiente para la conservación, sobre todo de líquidos, preferentemente esencias, vino y aceites.

El cambio de la Edad Media

La Edad Media, supuso una revolución a todos los niveles y el impulso del comercio y las rutas comerciales, creó la necesidad de elaborar recipientes que facilitasen el transporte de las mercancías y su conservación.

Por ello en Italia, donde los artesanos conocían los secretos transmitidos por los vidrieros desde la antigüedad, se instalaron en la isla de Murano. Posteriormente algunos emigraron a Alemania y República Checa, más concretamente a la región de Bohemia. Todavía en la actualidad, tanto los “Cristales de Murano”, como los “Cristales de Bohemia”, son considerados por la mayoría como los mejores del mundo.

La botella de vino moderna

Y si bien en estas regiones se elaboraban los mejores y más exquisitos vidrios, para dar con la botella de vino moderna, hemos de irnos a Inglaterra allá por los inicios del siglo XVII. Fue Kenelm Digby, nacido  en 1603 en la localidad de Buckinghamshire. Digvy en su azarosa vida desempeñó diferentes actividades, tales como cocinero, filósofo e incluso allá por 1627 actuó como pirata al servicio de su majestad. Se dedicó a asaltar los barcos que tenían su ruta entre las aguas del estrecho de Gibraltar y Mallorca.

Lo hizo al mando de su navío el Eagle, siendo el terror de las aguas del mediterráneo. Numerosas embarcaciones, principalmente españolas y flamencas sufrieron sus asaltos.

Los Tipos y tamaños de Botellas de Vino eran de lo más variados hasta que el polifacético Kenelm Digvy en 1635, cambió y estandarizó el tamaño de la botella de vino. Hoy en día esta botella, con sus variaciones, es la más utilizada para el envasado de vino. Fuente

Sin embargo, sobre el año 1635 y tras el fallecimiento de su esposa, decide dejar atrás su vida como corsario. Se dedica a montar una fábrica de vidrio donde comienza a elaborar unas botellas de diseño diferente a lo que se hacía hasta entonces. Pronto consiguieron eclipsar a las que elaboraban el resto de vidrieros.

La forma de la botella moderna

Muchos tipos y tamaños de botellas de Vino, pero Digvy consiguió estandarizarlas. Y fue gracias a que sus botellas eran más resistentes, tenían una forma más homogénea y cilíndrica, en vez de los diseños más redondeados y de mayor diámetro de sus rivales. Esto permitía almacenar las botellas de forma horizontal con mayor seguridad y comodidad. Finalmente fue capaz de darles un tono marrón o verde translúcido, lo cual protegía los líquidos de la luz solar.

En 1642 tras batirse en duelo con un noble francés al que derrotó, entró en prisión. El resto de vidrieros comenzaron a apropiarse de sus técnicas y diseños e incluso hubo quien trató de atribuirse la invención. Pero tras diferentes batallas judiciales el parlamento británico le otorgó la patente. Y se le reconoció autor original del diseño de la botella que perdura hasta nuestros días.

Ya en la revolución industrial, y más concretamente en el año 1821 fue cuando H. Ricketts & Co Glass Works Bristol patentó una nueva manera de elaborar botellas mecánicamente. Atrás quedaba la técnica del soplado y dio lugar al boom de las botellas de vidrio tal y como las conocemos ahora.

La medida de la botella moderna

Hay diferentes teorías sobre el porqué de la medida de las botellas es de 75 cl. Una de ellas habla de la capacidad media que los sopladores podían hacer en un único soplado, ya que, en caso de necesitar soplar dos veces, la calidad del vidrio se resentía. Por lo visto eran más precisos, bonitos y resistentes los recipientes obtenidos tras un único soplado.

Suscríbete a mejoresvinosdelmundo y recibe toda la información

Más tarde con los métodos mecánicos de elaboración del vidrio, se estableció, allá por el año 1866 que la medida estándar fuese de 75 cl ya que era el resultado de dividir los 4,5 litros que contienen un galón inglés entre 6. Además se valoró la comodidad y facilidad de manejo de las botellas de esta capacidad, por lo que esta medida fue aceptada mundialmente.

Otros tamaños de botellas

Hoy día pese a seguir siendo la medida estándar y más utilizada, es posible encontrar una mayor variedad de medidas, siendo las magnum (1,5 l) y la media botella (37,5cl) las más abundantes. Pero si buscamos otras capacidades es posible encontrar un amplio abanico de medidas.

He aquí las diferentes capacidades y para su denominación utilizan nombres bíblicos como Jeroboam de 3 litros, Rheoboam de 4,5 litros, Mathusalem de 6 litros, Salmanasar de 9 litros, Baltasar de 12 litros, Nabucodonosor de 15 litros y Salomón o Melchor con 18 litros.

Hay diferentes Tipos y tamaños de botellas de vino. La progresión va creciendo en aproximadamente un 33%.
Diferentes tamaños y sus nombres generalmente más reconocidos. Los tamaños suelen emplearse a modo decorativo o marketing.

Tipos y tamaños de botellas de Vino muy grandes pero cabe decir que la mayoría de estas botellas cumplen una función principalmente decorativa y está destinada principalmente a restaurantes, bares y lugares donde el vino es la bebida principal.

Diferentes Tipos y tamaños de Botellas de Vino en la actualidad

Actualmente hay diferentes modelos de botellas, que difieren ligeramente unos de otros, he aquí los más utilizados:

Burdeos

Es el modelo más utilizado mundialmente, tiene un diseño cilíndrico, con unos hombros marcados y un fondo cóncavo para darle mayor resistencia y evitar roturas por pequeños golpes. Se utiliza preferentemente para los vinos tintos, y es de origen francés.

Borgoña

Es un diseño más antiguo que el Burdeos y tiene unos hombros más difuminados y caídos y ligeramente más ancha. También de origen francés y más común para albergar vinos tintos, aunque cada vez más vinos blancos de Borgoña se decantan por este modelo.

Rhin

Este diseño de origen alemán es más estilizado, donde los hombros apenas se aprecian y generalmente algo más delgadas, y se utiliza más comúnmente para vinos blancos y rosados.

Cava o Champagne

Tiene una forma muy similar a la de borgoña, pero con paredes más gruesas y fondo cóncavo, para poder resistir con mayor facilidad golpes y las pequeñas diferencias de presión que puedan producir las burbujas de bebidas espumosas que son las que se almacenan en este tipo de botellas.

Jerez

Este diseño de origen español, similar al modelo burdeos, pero con los hombros aún más marcados y de un color muy oscuro. Se utiliza en vinos de Jerez y en licores portugueses.

Chianti

Es un diseño italiano, con base ancha y no cilíndrica, sino que tiene una forma más ensanchada en el centro lo que dificulta que sean almacenadas horizontalmente.

Diferentes modelos de botellas de vino entre los que destacan los más clásicos como Borgoña y Burdeos o los Champagne o Chianti sin olvidar los Modelos Rhin y por supuesto la botella típica de los vinos de Jerez.
Estos son algunos de los modelos más conocidos internacionalmente pero hay otros que salen de los cánones habituales.

Los tipos y tamaños de Botellas de Vino actuales aunque pueden tener a su vez ligeras variaciones en cuanto a su altura, anchura o fondo, incluso hay bodegas que derivan en sus propios diseños personalizados, pero siempre respetando las medidas estándar de las botellas.

Y hasta aquí, los aspectos más curiosos y reseñables en cuanto a la botella de vino se refiere, pero no olvidemos que lo más importante es que al margen de su diseño o su capacidad, lo verdaderamente relevante, como en casi todos los aspectos de la vida, está en “su interior”, por lo que no dejemos de seguir disfrutando de lo que contiene el interior de una botella de vino. ¡¡Felices vinos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *