Los Vinos orientales de Canarias

Los Vinos orientales de Canarias

Los vinos orientales de Canarias pertenecen a la provincia más oriental y poblada de las dos que conforman el archipiélago canario. Constituida principalmente por las islas de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura. Desde el 26 de junio del 2.018 se certifica como octava isla canaria habitada a La Graciosa. Legitimando su paso de islote a isla. Además de varios islotes deshabitados.

Provincia cuya capital se encuentra en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria ubicada en la isla de Gran Canaria. Se trata de la localidad con la mayor población y densidad censada del archipiélago.

Las tres islas mayores y representativas de la provincia han sido declaradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO.  Esto es debido en parte a sus singulares parajes volcánicos que identifican a sus viñedos y peculiares métodos de cultivo.

Vinos de Gran Canaria

Gran canaria puede considerarse un pequeño continente donde poder encontrar todo lo necesario para unas entrañables vacaciones. En el que, además de sus coquetas playas, diferentes rincones para visitar y actividades a desarrollar, cabe destacar sin duda el Enoturismo de gran calidad. Seduce su Ruta del Vino cuyo centro neurálgico se ubica en la localidad de Santa Brígida. En esta villa se halla la Casa del Vino de Gran Canaria. Apasionante experiencia para los entusiastas de este. Pudiendo degustar las grandes D.O. de la isla maridadas con los exclusivos platos de la cocina canaria.

Vinos DO Gran Canaria son l esencia de un pequeño continente en el que disfrutar de un enoturismo de calidad.
La Isla de Gran Canaria es como un pequeño continente del que disfrutar, además, de un enoturismo de magnífica calidad.

Viñedo y cultivo de los vinos de Gran Canaria

Los viñedos se dosifican en pequeñas parcelas, destacando en la zona interior y montañosa de la isla.

Debido a su accidentada orografía Gran canaria dispone de numerosos microclimas. Moción por la que uvas de la misma variedad y cultivadas en distintas zonas geográficas consiguen distintas cualidades enológicas.

La isla se formó en distintas fases geológicas, revelando que concurren gran diversidad de suelos. Dedicando habitualmente para sus viñedos los fértiles suelos volcánicos.

A pesar del entorno atlántico, su arduo relieve y latitud, goza de una suave meteorología mediterránea moldeada por los vientos alisios, facilitando el cultivo de la vid.

Debido al abrupto relieve existente en la isla, la tradicional morfología de los viñedos consiste en el parral bajo y el vaso. Dando paso en los terrenos que lo permiten al cultivo en espaldera, autorizando la mecanización y consiguiendo aminorar tiempo y mano de obra.

Tipos de Vinos de Gran Canaria

En la comarca de la Caldera de Tejeda, concretamente en la remota localidad de Barranco de Taguy subsiste hoy en día el acervo cultural de la elaboración de vinos con las ancestrales técnicas de hace unos quinientos años.

La vendimia se lleva a cabo de Julio a Octubre. Recolectando únicamente las uvas sanas para la elaboración de los vinos con D.O. Gran Canaria. La cual engloba toda la isla, incluida, aunque diferenciada la comarca de Monte Liscal.

Los vinos Monte Liscal preferentemente jóvenes en su mayoría tintos y blancos secos, poseen particularidades muy peculiares. Para poder quedar representado el nombre de la comarca en sus etiquetas, el vino debe obtenerse en su totalidad con uvas de la propia comarca. Y su elaboración haberse originado intrínsicamente en la misma. Debido al escaso volumen de producción su consumo se reduce al mercado interno de la isla.

En la D.O. Gran Canaria predomina la producción de vinos tintos. Elaborados mayoritariamente con uvas Listán Negro y participando en menor medida las Negramoll, Tintilla y Castellana. Consiguiendo tintos especialmente jóvenes de suave frescor que pueden llegar a permitir la revelación de las distintas variedades de uva que lo componen.

Sus sorprendentes blancos son creados prácticamente con uvas Albillo o Bermejuela. Resultando afrutados en boca, implicando una inequívoca apuesta.

Vinos de Lanzarote

El singular vino lanzaroteño, extraído de suelos volcánicos, además de ofrecernos su extraordinaria calidad nos sorprende con el espectáculo forjado por su cultivo.

Viñedo y cultivo de los Vinos de Lanzarote

El cultivo resulta excepcional en la zona de La Geria. Pasando a ser un paisaje protegido debido a su valioso interés cultural y paisajístico. Logrado este por el negro aspecto del manto de lapilli o picón. Resguardando el suelo de los viñedos y acelerando la permeabilidad del agua proporcionada por las escasas lluvias y el rocío. Impidiendo a su vez la evaporación y manteniendo constante la temperatura del suelo. Así como por las protecciones contra el viento conseguida a base de hoyos y muretes de piedra.

Los vinos de Lanzarote extraídos de suelos volcánicos son de una extraordinaria calidad. Pero además sorprenden por singularidades cultivos. Sus terrenos están forman parte de un paisaje protegido debido a su valioso interés cultural.
La vendimia de estos vinos de Lanzarote se realiza manualmente debido a la adversa orografía, lo que algunos llaman vendimia heroica.

La vendimia se realiza manualmente obligado por la adversa orografía. Comenzando a finales de Julio y llevándose a cabo de madrugada de forma muy selectiva, eliminando las uvas dañadas. Cuya finalidad es la protección del producto consiguiendo vinos de alta calidad.

La D.O. Lanzarote ampara a toda la isla. Diferenciándose primordialmente tres zonas: La Geria, Masdache y Ye-Lajares.

Tipos de Vinos de Lanzarote

La perla del vino de Lanzarote, sin duda alguna, es el Malvasía. Con grandes cualidades como son su imponderable y delicado paladar, con cierto sabor almendrado. Junto con unas fragancias agradables, equilibradas e intensas. Posee una radiante tonalidad entre tostado y ambarino con ciertos destellos y gran profundidad en boca.

Lanzarote consigue vinos muy variados y relevantes. Destacando los blancos, como son los cuatro Malvasía: joven seco, dulce, semidulce y seco fermentado en barrica. Elaborados principalmente todos ellos con uva Malvasía. El Diego seco joven obtenido mayoritariamente con uva de la variedad Diego. Los dos procesados con uva Moscatel como son el Moscatel y el Vino de licor moscatel dulce. Los blancos secos destacan por su expresión, delicadeza y equilibrio. Los semidulces son afrutados, suaves y pegadizos. Mientras que los dulces resaltan por su complejidad en nariz.

Los rosados elaborados generalmente con la variedad Listán Negro poseen un tono rosa frambuesa con cierta intensidad y destellos. Su fresco aroma nos recuerda a la fresa madura. Resultando sabroso y radiante en boca con un final afrutado.

Los tintos procesados especialmente con uvas Listán Negro, utilizando en menor escala la Negramoll. Resultan vinos de gran nivel, muy vivos y atrevidos. Dignos de degustar. Según su proceso de producción quedan divididos en tres grupos: Tinto tradicional joven, Tinto tradicional pasado por barrica y Tinto con maceración carbónica.

Producen igualmente un Vino espumoso con la variedad Malvasía. Poseedor de un penetrante color amarillo y un limpio e intenso aroma afrutado. Dilatado y ligeramente ácido en boca con un agradable paso refinado.

Vinos de Fuerteventura

Denominada en el siglo XIV como “Forte Ventura”. Compuesta por terreno volcánico debido a su desbordante nacimiento, emergiendo de las erupciones submarinas. Afloró hace más de 17 millones de años desde unos 500 Km. del fondo marino. Hecho que la certifica geológicamente como la isla más antigua de Canarias. Incluso posee la potestad de ser la de mayor longitud. Si bien es conocida por sus flamantes playas y favorable climatología, fue la pionera del archipiélago en la posesión de viñas. Ya que a principios del siglo XV ya contaba con ellas.

Viñedo y cultivo de los vinos de Fuerteventura

Terreno que transmite su carácter desértico debido a sus majestuosas dunas y terruño arenisco. Sin embargo, su dilatada permanencia bajo el mar ha resultado ser muy propicia. Proporcionando fertilidad mineral y gran salinidad, conservando la humedad transportada por las brisas marinas. Facilitando la inserción de las raíces de las vides en busca de la ansiada humedad, pudiendo alcanzar los 60 m. de profundidad. Consiguiendo así un terreno favorable para la viticultura.

La isla de más antigua de Canarias también fue la primera en el cultivo de la vid allí por el S.XV. Sus vinos son un majoreros forman parte de de un patrimonio exclusivo a nivel mundial.
Los vinos tintos de Fuerteventura, en concreto el Listán negro, adquieren un principal protagonismo entre los demás vinos.

En ciertos valles de la isla donde se refugian parras centenarias de robustos troncos, todavía subsiste el cultivo en “gavias”. Fundamentado en amplios cauces que conducen el agua proveniente de las limitadas lluvias, desde los numerosos volcanes hasta el mar. Reservados en tiempos ancestrales al laboreo primordialmente al viñedo.

La viticultura majorera (gentilicio de la isla) atesora un notable y distinguido patrimonio exclusivo a nivel mundial. Ya que al trabajar con conocidas variedades y otras autóctonas pendientes de reconocer, posee la facultad de elaborar insólitos vinos con temperamento propio. Prodiga el cultivo natural y métodos artesanales en reducidas bodegas. Haciendo acopio de las variedades más representativas del archipiélago canario y rescatando las antiguas cepas.

Suscríbete a mejoresvinosdelmundo y recibe toda la información.

Tipos de Vinos de Fuerteventura

Sus vinos blancos especialmente obtenidos con Malvasía volcánica de la isla y reducidas contribuciones de Diego lanzaroteña, Verdello y distintas variedades autóctonas por investigar. Poseen un toque tropical menos acentuado que el resto de blancos canarios. A cambio nos ofrece un paladar más floral con sumisas notas salinas y cítricas.

El principal protagonismo de los tintos lo adquiere de la Listán Negro. Como virtuoso vino majorero varía de un año a otro. Debido a las diferentes microvinificaciones de variedades lugareñas sin definir que colaboran con la Listán. Particularizado por tentadoras fragancias de frutas rojas positivamente mineralizadas. Disfrutando de un delicado tanino en boca muy aterciopelado.

Para la obtención del exquisito vino majorero es aconsejable realizar un doctorado intensivo de viticultura y enología para el cultivo de uva y producción de excelente vino en el desierto.

Por Rafa G.L.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *