Vinos occidentales de Canarias

Son los vinos más occidentales de Las Islas Canarias en los que hay que destacar las peculiaridades del cada terreno y condiciones medioambientales que los hacen tan especiales. La aventura enológica está servida…

La provincia de Santa Cruz de Tenerife es una de las dos que componen el archipiélago y Comunidad Autónoma de Canarias. Es la más occidental y meridional de España, además de ser la tercera más montañosa por desnivel de terreno. Este motivo dificulta y hace que perduren las ancestrales destrezas artesanales de los viticultores para el cultivo de la vid. Dicha provincia la constituyen las islas de La Palma, La Gomera, El Hierro y Tenerife, junto con varios roques contiguos. En esta última encontramos la capital, Santa Cruz de Tenerife, que da nombre a la provincia. En ella se haya el pico más alto del país, el majestuoso Teide con sus 3.718 metros sobre el nivel del mar.

Los vinos de Tenerife

Tenerife posee el privilegio de poder contar con diversas e incomparables modalidades del cultivo de sus viñedos. En ricas tierras volcánicas capaces de transmitir un perfil con característicos matices, dependiendo de la región y tipo de uva empleada. Tenemos así variopintos agrosistemas vitícolas.

Los viticultores tinerfeños junto con su maestría y salvaguardando ciertas prácticas entrañables y tradicionales, principalmente a la hora de la vendimia, han sabido instaurar novedosas tecnologías respetuosas con el medio ambiente para el cuidado de su producción. Proporcionando así, vinos con fragancias y emboques exclusivos, derivados de la extraordinaria tipicidad concedida por su esencia volcánica y atlántica.

Denominaciones de Origen de Tenerife

La isla se encuentra dividida en cinco comarcas vitivinícolas considerablemente diferenciadas. A su vez dan nombre a otras tantas D.O. que posee la isla: Tacoronte-Acentejo, Ycoden-Daute-Isora, Valle de La Orotava, Valle de Güímar y Abona.

Destacando por la originalidad de su técnica el parral bajo a 80cm. sostenido por horquetas fijadas al suelo, ubicado en la comarca de Tacoronte-Acentejo y al sur de la isla. Asimismo, realza su peculiaridad el elaborado método de trenzado o rastra del valle de La Orotava.

Los vinos más occidentales de Canarias tienen 5 de sus 8 denominaciones en la Isla de Tenerife. Isla rocosa de gran relieve ostenta el pico más alto, no solo de las Islas Canarias sin de España. Esta característica es un haber en la agricultura y elaboración vitivinícola de la zona imprimiendo carácter muy apreciado a sus vinos.
Las 5 Denominaciones de Origen de la Isla de Tenerife: Tacoronte-Acentejo, Valle de Güimar, Abona, Ycoden-Daute-Isora Valle de La Orotava. Cada una de ellas tienen su exclusivas y exquisitas diferencias que las hacen tan atractivas. Características como el terreno, la altitud y las variedades de uva forman nichos exclusivos de identidad vitivinícola.
Foto: De NASA

Blanco, Rosados y Tintos de Tenerife

Predominan los excelentes vinos blancos de gran textura en boca con aromas afrutados y florales y ligero toque anisado. Entre los blancos brilla con luz propia el afamado Malvasía de vistoso color dorado y apasionado aroma, elaborado con uvas Malvasía. Los blancos secos gozan de gran prestigio y son producidos mayoritariamente con las variedades Listán Blanco, Albillo, Verdello entre otras como la Malvasía, procesados mono o plurivarietalmente.

Cada una de las 5 DO de La Isla de Tenerife tiene sus propias características que las hacen únicas y son, junto con las otras DO del resto de las Islas, una aventura vitivinícola que si no las conoces deberías de ponerlas en tu agenda.
Vinos de las cinco DO de la Isla de Tenerife. Tan diversas y singulares, tan auténticas y genuinas.

Los sublimes rosados de extremada calidad y ligeras notas a cítricos disfrutan de tonalidades rosa pálido con penetrantes fragancias a frutos rojos. Refinados en boca, flamantes y armoniosos entre acidez y dulzura.

Los armónicos e intensos tintos obtenidos por maceración carbónica poseen un característico color rojo picota a morado. Aflora su limpieza y brillo, con aromas afrutados y florales con sutil suavidad en boca.

Esencialmente los rosados y tintos provienen de las variedades de uva Listán Negro, Negramoll y Tintilla.

Los Vinos de La Palma

Con una topología accidentada los viñedos se ubican primordialmente en pronunciadas laderas, en bancales de superficie irregular minifundista. Mediante obras de paredes de piedra seca.

Los suelos más pobres son destinados al cultivo de la vid. Reservando los mejores para cultivos de primera necesidad. Moción por la cual los viticultores palmeros, con gran motivación y esfuerzo, han transformado las escorias volcánicas en fértiles tierras.

Vino Blancos, rosados, tintos muy personales y los Tea, vinos artesanales representan la rica variedad de esta isla.
La D.O. de La Palma se caracteriza por el cultivo de la vid en una topología accidentada fundamentalmente en laderas.
Foto: De NASA.

Los brillantes y aromáticos vinos blancos procesados principalmente con uvas de las variedades Listán Blanco, Bujariego y Albillo, presumen de poseer una gran delicadeza y frescor. Es por esto que resultan agradables y ligeros con una tonalidad amarillo paja. Sus aromas son frutales y florales. De lágrima persistente y elegantes en boca.

Los alegres rosados son elaborados substancialmente con uva Negramoll, entre otras. Adquiriendo un color rosa salmón. Reflejan su frescor con un tenue sabor almendrado dejando sentir su ligereza.

Los vinos de La Palma son producidos a partir de variedades como Negramoll, Almuñeco, listán y Albillo entre otras.
Los Vinos de La Pama, ricos en aromas y matices, frecos, agradables y ligeros y algunos con toques a almendra. Sus tintos Rubies con aromas herbáceos, densos y estructurados.

Los personalizados tintos extraídos especialmente de las variedades Negramoll, Almuñeco y Listán Prieto destacan con tonalidades rojo rubí y aromas herbáceos. Resultando densos en boca, aunque bien estructurados y con prolongado postgusto.

Los Vinos de Tea de La Palma

Los artesanales “Vinos de Tea” son originarios de la zona norte de la isla. Se obtienen con una mezcla de variedades de uva blanca como el Listán Blanco y Albillo acompañadas de las tintas Negramoll, Listán Prieto y Almuñeco. Es envejecido en barricas de tea (pino canario) concediéndole peculiaridades propias tradicionales, como un aroma y sabor particular a resina. Adquieren un color rojo cereza con ciertas tonalidades teja. Con aromas frutales y herbáceos. Recuerdan a los vinos griegos denominados “Retzinas”

Para el vino de Tea se emplean variedades como el Listán Blanco y el Albillo.
Las Teas son Barricas para la crianza del vino hechas con madera de Pino Canario.
El afamado vino de Tea, originarios del norte de la isla, se obtienen de mezcla de variedades como Listán Blanco y Albillo. Pero el nombre proviene de su encunado en barricas de Tea, una variedad de Pino Canario. Foto.

Los vinos dulces naturales son procesados con variedades tales como el Sabro, Gual, Verdello, pero como joya de la corona la Malvasía. Son elaborados de forma natural. Dejando madurar la uva en la cepa hasta el comienzo de su pasificación, reforzando así la presencia de azúcares y la graduación alcohólica. Son ambarinos, nobles y considerablemente aromáticos. Ideal para postres. Mayoritariamente son vinos blancos, aunque actualmente se están promoviendo los tintos dulces confeccionados con uva Negramoll.

Los Vinos de La Gomera

Sus viñedos se adueñan de la mayor parte de la superficie de cultivo. Proporcionando un valor paisajístico original al llevarse a cabo especialmente en terrazas y laderas de forma rastrera sobre el suelo.

D.O. La Gomera en estos momentos está incrementado el cultivo de uvas tintas consiguiendo vinos con buenas perspectivas.
Foto

Isla con tradición de vinos blancos jóvenes. Recientemente se está incrementando el cultivo de uvas tintas consiguiendo vinos jóvenes con exquisitas propiedades y un futuro esperanzador.

Tradicionalmente los vinos de La Gomera son blancos jóvenes. Pero está cambiando la tendencia hacia los no menos prometedores de uvas tintas.
Los vinos de La Gomera, de tradición blancos jóvenes, están evolucionando hacia los los vinos de tintas y con grandes expetativas.

Debido a su gran adaptación y extraordinario potencial aromático la variedad Forastera Blanca está considerada como la más representativa y valorada de las uvas blancas. Resaltando también en blancas la Listán Blanco, Marmajuelo y Malvasía. Obteniendo unos agradables vinos de color paja con penetrantes aromas varietales, cálidos e intensos, con un exclusivo bouquet.

Entre las uvas tintas destacan la Listán Negro, Negramoll, Castellana y Tintilla. Consiguiendo vinos con aromas afrutados y una ligera astringencia en boca, aunque suaves y armóniosos.

Los Vinos de El Hierro

Las zonas vitivinícolas de El Hierro se encuentran repartidas en varias demarcaciones. Preferentemente en empinadas laderas. Destacando la zona de El Golfo, perteneciente a la población de La Frontera.

Sus influyentes inclemencias originadas por su reciente vulcanismo creando un suelo demasiado poroso, junto con su clima seco y árido no han imposibilitado el cultivo de la vid. Ya que el emparrado posee generalmente una raíz muy profunda para poder llegar a la humedad del subsuelo.

Repartidas en varias zonas los cultivos de vid producen unos vinos blancos con mucha personalidad pero también unos rosados muy equilibrados. Los tintos son enérgicos firmes y cálidos en boca. Fuente Foto: De Cnes

Predominan las variedades de uva blanca como son el Listán Blanco, Vijariego y Malvasía. En tintas el Listán Negro y Negramoll.

En el Hierro destaca la consistencia de los blancos, los equilibrados Rosados y los vigorosos tintos de apreciable calidez en boca.
Los vinos de El Hierro elaborados a partir de Listán Blanco, Vijariego y Malvasía y en tintas el Listán Negro y Negramoll. Blancos consistentes, Rosados equilibrados y tintos enérgicos.

Elaboran consistentes vinos blancos con nervio y personalidad. Equilibrados rosados con tonalidades anaranjadas y un afrutado frescor. Tintos de enérgica pigmentación, vigorosos y con gran firmeza y calidez en boca. Y vinos con al menos dos años de crianza, de los cuales, seis meses al menos serán en vasija de roble.

Suscríbete a mejoresvinosdelmundo y recibe toda la información

Vinos Occidentales de Canarias

En cuanto a vinos en España no puede haber vinos más occidentales. Pero además, al tratarse de vinos canarios, tampoco los hay tan diversos, tan exclusivos, tan atractivos, tan exquisitos y sobre todo hechos con la pasión, la ingeniosa tradición y la perseverancia de la gente canaria. Nada de esto sería posible sin su fuerza, sin su tesón y sin su amplio conocimiento del vino. Estos son solo un ejemplo de los vinos canarios, los vinos occidentales de Canarias.

Especial Agradecimiento por permitirnos hacer uso de sus geniales fotografías, a Casa del vino de Tenerife, a Somos Tenerife y a Vinos de El Hierro.

Por: Rafa G.L.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *